BUEN VENDEDOR =  ¿BUEN JEFE DEL EQUIPO DE VENTA?

Dirigir Equipos Comerciales siempre es complicado. La figura de Jefe de Equipo de Venta es esencial para ello y el Departamento de Recursos Humanos puede ocupar un papel esencial en su selección, formación y progreso.

Como Consultor en Formación de Vendedores constato que en la mayoría de las Empresas y situada en un orden superior jerárquico al que ocupan los Vendedores, se encuentra una figura cuya denominación varía ( delegado, jefe de zona, distribuidor, jefe de equipo..etc.) pero cuya función viene a ser siempre la misma: aglutinar los esfuerzos del equipo de Vendedores a su cargo con el fin de conseguir los objetivos globales que, para el entorno geográfico ,el segmento concreto de clientes y/o el mix de oferta que representa y del que es responsable, ha establecido la Compañía para la que trabaja.

Puesto que la importancia de esa posición es clave ya que, usualmente, es el único punto de enlace -o al menos el principal- que tienen los Vendedores con la Empresa, hemos dedicado mucho tiempo a colaborar con los Departamentos de Recursos Humanos de Compañías clientes y a  analizar cómo descomponen estos profesionales de la Venta        -los Jefes de Equipo- su jornada; qué tareas desempeñan realmente  y a cuáles dedican su prioridad.

Entrevistamos a más de 100 responsables de Equipos de distintas empresas que operan en diferentes sectores y les preguntamos sobre el  orden que darían a sus prioridades. Posteriormente observamos, en realidad, cuáles eran estas en su día a día.

Los resultados obtenidos en orden a su asignación de prioridad (1) vs. dedicación de tiempo (2) se señalan en el siguiente cuadro:

Actividad Prioritaria                                   Puesto indicado (1)          Puesto real (2)

Formación/Motivación personal                                1º                                      5º

Reuniones Equipo                                                         2º                                      3º

Acompañamientos                                                        3º                                      4º

Sus propios clientes                                                      5º                                      2º

Tareas administrativas                                                4º                                      1º

Como no nos ha parecido conveniente iniciar el análisis de los citados datos presuponiendo un ejercicio de cinismo por parte de los entrevistados, nos pareció oportuno trabajar sin prejuicios sobre la divergencia más notable: Formación y Motivación personal de los Vendedores de su Equipo pues era realmente evidente que existía una contradicción entre el puesto primero asignado (intención) y el último que ocupa en el ejercicio de la práctica (realidad).

Profundizando en el tema junto con ellos, verificamos que, en su práctica diaria, aunque el citado tema de formación y motivación personal les parece importantísimo, consideran que no pueden llevarlo a buen término pues manifiestan que es muy complicado, que otras tareas les ocupan mucho tiempo, que no todos sus Vendedores son receptivos a ello y que, a la postre, se les escapa en cierta medida de las manos. Así que dejan de hacerlo con la intensidad y frecuencia precisas.

UN ERROR TÍPICO

Una de las razones  hay que encontrarla en el sistema usual de promoción que para esta posición de jefatura suelen seguir numerosas empresas. Es muy frecuente que ascienda a Jefe  de Equipo de Venta aquel que fue uno de los mejores Vendedores.

A estas alturas aun no hemos sido capaces -como Consultores especialistas- de encontrar la relación que existe entre un buen Vendedor y un buen Jefe de Equipo y que muchas Organizaciones dan por sentada de manera automática.

Sabemos que es condición necesaria, pero en absoluto suficiente. No obstante lo cual, abunda el criterio empresarial de que quien fue un gran Vendedor será indefectiblemente  un excelente Jefe de Vendedores.

Hay excepciones pero no suele suceder así. La Función de Jefatura de Equipo de Venta exige un perfil muy determinado, unas habilidades muy concretas, un entrenamiento muy específico, que no quedan cubiertos si la circunstancia que se considera primordial es su competencia vendedora.

5  RAZONES  PARA EL FRACASO

1ª.-La primera que citamos es que muchos de ellos saben vender excelentemente, pero lo hacen intuitivamente y por experiencia adquirida, por lo que no conocen cómo transmitir su habilidad a otros.

Sin impulso y ayuda externa a ellos mismos, por parte del Jefe  que tenían, numerosos Vendedores que conseguían buenas cifras, al ser promovidos ahora a ser Jefes ellos mismos, son incapaces de vender con la misma eficiencia, por lo que les es sumamente difícil transmitir a otros -cuando “ascienden” y ya no cuentan con esa fuente de energía externa que era su Jefe- el empuje preciso, así como explicar -enseñar- de manera sistematizada a su ahora subalternos, las razones científicas, técnicas y operativas de su propio éxito.

2ª.-En segundo lugar porque en ausencia de esa capacidad de sistematización, suelen tener tendencia a “lucir” sus habilidades como Vendedores delante de su Equipo, cuando pasan a Jefes.

Esto tiene  un efecto didáctico absolutamente negativo, ya que muchos de los Vendedores a su cargo sólo perciben unas habilidades personales -no profesionales- de las que ellos carecen observando la representación de un papel que o bien se consideran incapaces de reproducir o bien  intentan calcar lo que, con personalidades distintas, reporta resultados catastróficos.

3ª.-Como tercera cabe citar el desconocimiento sobre técnicas de conducción, participación, dinámica y pedagogía de grupo, lo que se traduce en reuniones periódicas y muchas veces rutinarias, sin una finalidad clara y objetivada que lleva a la mayoría de los miembros del Equipo a una renuencia manifiesta a su asistencia.

4ª.-Una cuarta razón la encontramos en el ausencia de dominio técnico acerca de cómo motivar a cada individuo y la necesidad de la personalización -lo que exige tiempo, dedicación, inteligencia y esfuerzo-. Intentar  motivar  al Equipo en su conjunto crea una auténtica confusión entre lo que sin duda es una personalidad destacada por parte del Jefe y lo que es ser y actuar como un auténtico líder.

5ª.-Si en quinto puesto, a esto, añadimos que gran parte de estas jefaturas maneja de forma personal la facturación o clientela  más importante de su zona y que su evaluación  a corto se beneficia más por esas cuentas que por mejorar el rendimiento de su Equipo, concluiremos que los datos del cuadro comienzan a tenar sentido.

MEJORAR EL NIVEL

Entre todas las actividades laborales  que conocemos, la  profesión de  Vendedor es la que más deterioro sufre en lo que a eficacia de su ejercicio concierne.

Tome Vd. un vendedor, fórmelo y déjelo un año sin reconducción y se encontrará en más de un 80% de los casos con una persona que ha adquirido múltiples e ineficaces ticks , rutinas y forma de trabajar totalmente alejadas en cantidad y en calidad de las que inicialmente, tras sus primeras e ilusionadas  formaciones practicaba.

En la distancia con las Oficinas centrales, en su trabajo eminentemente solitario y en la interacción continuada y la negativa de los clientes, todos ellos factores que desgastan, se encuentran algunas de las causas para explicar lo anteriormente expuesto.

En el Mundo de la Venta, la calle, la práctica diaria, no forma sino que, muchas veces, si no se reconduce, deforma. 

Para corregir esta situación hace falta de manera imprescindible que de una manera continuada -y no solo cuando  sobra tiempo de otras actividades- se dediquen recursos suficientes a mejorar su nivel de conocimiento manteniendo la base  adquirida, a redefinir objetivos, a reconducir su actividad y a preservar y reconstruir un tono emocional adecuado. Siempre el prefijo “re”.

Los Jefes del Equipo de Venta o como quiera que los denominemos, existen para asumir esa función de manera prioritaria. Desde Recursos Humanos podemos brindarles una gran ayuda a ellos, a su Equipo y en definitiva a la Empresa y su facturación.

Los resultados traducidos en incrementos de venta,  mejora de las relaciones con clientes, aumento de referidos, disminución de rotación y  el logro de  un clima en el Equipo de mayor satisfacción y profesionalidad son evidentes a medio plazo.

Pero para ello también y en primer lugar hay que seleccionar, formar, instruir y entrenar a esos auténticos centuriones que son los Jefes de Equipo, a fin de poder hacer posibles la fructificación de sus esfuerzos.

Y ellos mismos dedicar una parte importante de su tiempo a esa misma tarea de autoevaluación, formación y reciclaje.

Alfonso Ruano

info@alfonsoruano.com

www.alfonsoruano.wordpress.com

www.alfonsoruano.com

 

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

 EL CLIENTE: ¿ALGO MÁS QUE UN ALGORITMO?

Me preguntan con cierta frecuencia en Cursos o Seminarios de Ventas, qué puede aportar hoy un Vendedor a un Cliente para que su Función sea más apreciada por este que cualquier otra alternativa y que, por lo tanto, asegure la supervivencia y el éxito de esta antiquísima profesión -VENDEDOR- y de quienes la  ejercen con legítimo orgullo.

Es una inquietud que  toma cuerpo y tiene sentido desde el momento en el que se observa  un cambio de hábitos de compra orientado a la adquisición de bienes o servicios a través del nuevo canal de interacción que suponen las Redes Sociales/Tiendas Virtuales.

Hoy, de las  famosas 4 P del Marketing Mix, las dos primeras (Producto y Precio) se mantienen, más o menos, dentro del mismo concepto con el que fueron definidas.

Sin embargo en las  otras dos (Place/Distribución y Promotion/Comunicación) se han producido notables cambios. Solo con nombrar, por ejemplo, a  Amazón (generalista) o Zalando (especialista) sobran las explicaciones.

 

PORTALES DE COMPRA. MÁQUINAS DE VENTA. 

Portales de Compra

Por un lado  tenemos a  un posible  Cliente que puede conectarse desde su móvil o cualquier otro mecanismo, en cualquier momento y lugar. Dispone de una oferta inmensa, a través de múltiples “tiendas virtuales”; puede observar sus catálogos y comparar; hacer sus pedidos, recibirlos  de forma realmente rápida -en ocasiones devolverlos si no le complacen- y muchas veces, todo ello,  a un pecio muy interesante. 

Máquinas de Venta

Nos encontramos con que aquel Portal de Compra es solo un lado de la cara de una misma moneda. Por el otro se encuentra una auténtica maquinaria creada para Vender. Un dispositivo que está analizando  los itinerarios virtuales de cada uno de sus múltiples  Clientes, guardando en su memoria  toda aquella información que  el Big Data traduce como el perfil de “ese potencial comprador” y ello para posicionarlo de forma continua y emitirle una oferta ajustada a sus gustos, maneras y preferencias. Un auténtico notario de sus hábitos, orientación y tendencias.

 

EL VENDEDOR COMO VALOR AÑADIDO

Ante una funcionalidad y precisión operativa tan formidable como la maquinaria expuesta,  surge la cuestión de cómo puede/debe competir un Vendedor que representa a una  Marca -por amplia que sea su gama- frente a una distribución plural rápida, habitualmente multioferta y generalmente  con buen precio.

Mi punto de vista, y desde mi experiencia como Consultor en Formación de Vendedores, es que en un futuro -casi presente ya- inmediato, un Vendedor  sólo tendrá  cabida/éxito cuando, al menos,  se den dos circunstancias: 

1ª.-Que personalmente forme parte de la Solución que ofrece dejando  de ser principalmente un elemento  que representa, informa y presenta los productos/servicios de su Marca, para pasar a ser un  actor proactivo que conoce, comprende y crea.   

2ª.-Que, además, su figura adquiera un peso específico importante y propio en el cómputo del Valor Añadido percibido por cada Cliente.

 

Esto supone un replanteamiento, al menos de 3 factores, por parte del Profesional de la Venta: 

1º.-QUÉ EMITE

Cómo valora el ejercicio de su actividad. Cómo se valora  dentro de la misma.

Cuál es su Actitud  en relación a la actividad técnico/comercial que ejerce.

Cómo  emite desde su propia valoración y en qué forma es captada por los Clientes.

Hablamos de sensaciones/vibraciones generadas a partir del sentimiento interno del ejercicio y dominio de la profesión de Vendedor. 

2º.-CÓMO TRANSMITE

Cuál es su nivel de dominio de  la comunicación

En qué forma sabe utilizarla para crear  una relación valorada por cada Cliente.

Implica habilidad de uso tanto en  sus factores racionales como,  muy especialmente, emocionales.

Nos referimos a la capacidad de transmitir generando  vínculo/conexión/nexo. 

3º,-CUÁNTO APORTA.

Qué nivel de conocimiento, creatividad y practicidad  posee.

Cómo lo utiliza para presentar a cada Cliente nuevos caminos a explorar; nuevas metas y retos más orientados al futuro que al pasado.

Supone formar tándem con cada Cliente centrados ambos en lo que este podría soñar, ser y  conseguir, y con ello  ofrecerle las mejores soluciones y provocar las mejores emociones.

 

 CONCLUSIÓN

Estamos haciendo mención, en definitiva,  a la diferencia que debe sentir una persona entre ser analizada y servida por robots -que operan   desde el uso y la acción de los algoritmos-  o ser comprendido y tratado por otra persona que le  ofrece una relación auténtica y emocionalmente “ humana”,  sin  perder  por ello -al contrario- eficacia en la solución aportada.

Ambas opciones tienen su razón de ser y sentido. Pero si Vd. quiere continuar en la práctica de la Venta Profesional habrá de buscar segmentos donde prime la segunda opción. 

Es la diferencia entre ser especialistas  en Compradores o ser un auténtico experto en  cada Cliente.

Los Key Account Manager forman parte del abanico de alternativas al respecto.   Pero sobre este tema  abundaremos en próximos post.

 

Alfonso Ruano

www.alfonsoruano.wordpress.com

info@alfonsoruano.com

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

EN VENTA TAMBIÉN SE JUEGA SEGÚN SE ENTRENA

VENDER: UNA CARRERA DE LARGO RECORRIDO

Como Consultor en Formación de Vendedores  tengo observado que el proceso de la Venta Profesional es muy similar a una carrera de maratón; una prueba de carácter, resistencia y técnica.

Muchas personas pueden correr distancias cortas pero muy pocas aguantan hacerlo durante  más de 40 Km de esfuerzo sostenido sin una potente motivación y  la preparación adecuada.

La fortaleza de un maratoniano se debe en un 50% a la motivación por lo que es capaz de hacer, superar y lograr y otro 50% por su entrenamiento continuo que se traduce en preparación física y su dominio técnico. Se retroalimentan de manera psico/físico/técnica: Sin uno no hay lo otro.

Es difícil imaginar que a un corredor de maratón  se le anime a participar   aplicando para ello fundamentalmente fórmulas de lo que yo denomino  “¡el hale, hale!”: “tú sí que puedes; ya verás cuando llegues; lo importante es el esfuerzo que estás haciendo; un pasito tras de otro; imagínate ya en la meta;  etc.

La actitud positiva de un maratoniano, la que le permite superar los malos momentos propios de esa actividad deportiva y continuar, no se provoca ni con el ¡hale, hale! ni convenciéndole de que disfrute con las agujetas, aplaudiendo los calambres y siendo feliz con los abandonos.  En una actividad exigente, el puro voluntarismo sin sustento técnico no dura mucho.

La motivación del corredor se alimenta con la visualización de la llegada a meta, el disfrute del ser capaz y el convencimiento de que para ello es preciso el entrenamiento diario, la mejora continuada de su técnica, el descanso y la alimentación adecuados.

Nada esotérico ni intangible. Todo realmente metódico, material y práctico. El entrenamiento constante, planificado y ordenado es el sustento de sus sueños y estos últimos, su vez, los que le proporcionan el impulso preciso para el día a día, Sueños y entrenamiento mental y técnico. Una simbiosis perfecta.

 

El MUNDO DE LA VENTA

Si trasladamos  esto al ámbito laboral -y no digamos al Mundo de la Venta- encontramos numerosas ponencias y no digamos  literatura, que inciden en la  línea  que propicia que, suceda lo que suceda, el Vendedor  siempre debe estar feliz, agradeciendo a los malos momentos la ocasión de realizarse. Y que suceda lo que suceda debe controlar sus emociones para que estas siempre sean positivas. No hay malos días sino malas actitudes, afirman.

Es  una interpretación, desde mi punto de vista un tanto sesgada*, del pensamiento positivo que abunda en la idea de que pase lo que pase,  siempre será posible que con la actitud adecuada, seremos capaces de  transformarlo en una oportunidad a partir del puro esfuerzo mental. Simplemente “queriendo”. Del “haciendo qué”, hay pocas noticias, (Nada que ver con el formidable “El hombre en busca de destino de Viktor Frankl)).

Según esta tendencia,  el Vendedor  tiene que mantener siempre, le pase lo que sea,  un estado de ánimo positivo recurriendo a una serie de mantras tales como:

-“el mal momento es cosa del pasado.  Olvídalo  y recupera la alegría”

-“mientras más noes te dan más cerca del sí te encuentras”

-“no te rechazan a ti sino a tu oferta”

-“gracias a que tu Jefe te exige, cargas pilas”

-etc.

Una idea que apoya que no importa cuántas veces le digan no a un comercial, ni cuántas cancelaciones de pedidos tenga, ni la dureza de trabajar las más de las veces en solitario, ni la necesidad de cubrir todos los meses un objetivo exigente, etc…, pues  debe estar abierto  para recibir el siguiente chaparrón con una sonrisa, eliminar todas las sensaciones de frustración, duda o temor y sentirse feliz porque mañana podrá volver a empezar.

En nuestra opinión se trata más del abuso, que del uso,  de una resilencia mal entendida pues trabaja casi exclusivamente en el terreno emocional siendo este el anclaje desde donde se le indica al Vendedor que debe  reconstruir su ánimo.

De formación, puesta al día cada día, entrenamiento y desarrollo máximo de  habilidades técnicas comerciales ni mencionarlas. Aprender y entrenar suponen esfuerzo -mucho- y los divulgadores del “sonría pese a todo” saben que no entusiasma tanto al auditorio.

Y esa -volver a empezar- es la auténtica dureza del trabajo del Vendedor. No importa cuán buen profesional fue en el pasado, ni los resultados que consiguió; solo el presente asegura  su continuidad en el puesto. Volver a empezar a diario supone un gran esfuerzo.

No es tanto que hoy, un cliente nos diga no. Es el número de noes acumulados a lo largo de semanas,  meses y años el que puede llegar a producir un importante desgaste en su autoestima y en su técnicas, entrando a veces, si no se le pone remedio, en un círculo vicioso que  va mimando la eficacia de sus procesos comerciales llevándole a peores resultados. 

Vender es una habilidad social que hoy, ante mercados con enorme  competencia, oferta e innovaciones, se ha tornado en una actividad -una carrera- muy exigente y compleja que exige Vendedores Profesionales que precisan:

1º.-Sentir Pasión por su profesión. Una actividad que consiste en aportar soluciones que procuren respuestas y bienestar a sus Clientes. A cada uno de ellos.

2º.-Tener una Formación actualizada que transforme en conocimiento práctico  tanto de  las aplicaciones de su Oferta como de los Segmentos a los que se dirige.

3º.-Practicar un Entrenamiento  continuo, esforzado e inteligente que  lo empodere y  dé la certeza de que con su perfecta preparación, con la puesta a punto de su técnica ,  será capaz de, con independencia de su estado de ánimo, trasladar siempre a cada Cliente la solución individualizada que precisa.

4º.-Asumir que hay  Síes y Noes. De los primeros se aprende  a consolidar las mejores técnicas. Los segundos  nos pueden ayudar a comprender y fortalecer  nuestro propio carácter; tanto como para saber seguir trabajando -aunque por dentro estemos  dolidos- con aquellas mejores técnicas en nuestra propia visita a nuestro siguiente Cliente.

 

 CONCLUSIÓN

El Cliente tiene el derecho de que le ofrezcamos la mejor versión de nosotros mismos. Se lo merece; Y nosotros aún más. 

La Venta Profesional es una actividad maravillosa pero nada sencilla. Da muchas satisfacciones pero como contrapartida es muy desgastante.

Intentar solo con buenas palabras o con mantras que el Vendedor  haga caso omiso a las dificultades -que no le impacten- es  hacerle un flaco favor además de enormemente improductivo y frustrante. El efecto de los ¡hale, hale! duran menos de 24 horas.

Los Vendedores Profesionales saben que su profesión es compleja; preciosa pero también dura, con momentos hermosos y otros, inevitables,  que no lo son ; y que deben    -como en el caso de los maratonianos- saber superar.

Aprenden como parte esencial de su formación a no depender, en su trabajo ante su Cliente, de su estado de ánimo.  Tiene malos días, malas rachas, como todos  pero saben “guardárselo en el bolsillo”.

Por ello se forman continuamente para  contar con el soporte de las mejores  técnicas comerciales. Y cuando  el día no es bueno  sacan provecho del lema “se juega según se entrena”.

 

Alfonso Ruano

Consultor para Empresas en Formación de Vendedores

Conferenciante y articulista

info@alfonsoruano.com

www.alfonsoruano.wordpress.com

www.alfonsoruano.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

10  PRÁCTICAS PARA UNA BUENA VENTA PROFESIONAL

Es muy frecuente que  por mi profesión como Consultor en Formación de Vendedores,  me pregunten sobre aquellos puntos que, desde mi experiencia, son  básicos  para la buena práctica de la Venta Profesional.

No es tarea sencilla pero, aun a riesgo de dejar cosas en el tintero, intentaré ser muy conciso. Todo lo que  realmente pueda.

En ese sentido enumero a continuación  10 creencias y/o actitudes  que estos Comerciales, Profesionales de la Venta que destacan sobre  el resto, además de otras muchas cualidades, tienen absolutamente interiorizadas y además ponen en práctica.

 

1.-LO IMPORTANTE NO ES TANTO APRENDER TÉCNICAS  DE VENTA SINO COMPRENDER LOS PROCESOS DE COMPRA.

En un mundo en el que hay sobredimensión de ofertas, el poder de decisión ha basculado definitivamente de lado del Cliente quien  se ha tornado más conocedor y exigente.

Por lo tanto como Vendedores Profesionales debemos ser más “marketinistas”, entendido este concepto como no estar tan centrados en el cómo logro que mi producto/servicio sea aceptado sino en cómo puedo satisfacer  las necesidades/deseos  de cada Cliente actual o potencial.

Se trata de comenzar y terminar por el Cliente en lugar de hacerlo con el producto/servicio.

 

2º.-LAS PERSONAS SOLO COMPRAMOS CUANDO PERCIBIMOS  UNA DIVERGENCIA NEGATIVA ENTRE EL “SIN” Y EL “CON”.

Comprar es una acción y como tal implica un trabajo y consumo de energía.

Si  como Clientes estamos/sentimos cómodos. en relación con la oferta del Vendedor sin estar en posesión de la misma, difícilmente (salvo en algunos casos de compra por impulso) haremos  el esfuerzo de comprar para  contar “con” ella.

Sólo si  nos muestra/demuestra que sin la oferta no estamos tan bien como pensábamos y/o que con la oferta podríamos estar/sentirnos mucho mejor que ahora, quien compra se verá  en cierta medida impelido a moverse en esa dirección.

 

3º.-EN EL CAMINO VIRTUAL ENTRE UN COMPRADOR SIN LA OFERTA Y EL COMPRADOR CON LA OFERTA, EXISTEN CASI SIEMPRE OBSTÁCULOS AL AVANCE.

Esa es una de las razones de ser de nuestra Profesión.

Cuando simplemente con una buena exposición generalista se consigue convencer, la labor del Vendedor Profesional se desdibuja y acaba siendo sustituida por la comunicación masiva a través de medios y entre ellos, cada vez más frecuentes, los “portales de compra/ tiendas on line”.

Precisamente la existencia de obstáculos -en forma de dudas/objeciones- en el camino entre el “sin” y el “con” por parte del Comprador, basados en sus creencias, experiencias anteriores, información o coste; su comprensión por parte de quien vende y la capacidad del mismo para darles la respuesta adecuada mediante el uso inteligente de los argumentos adecuados a cada Cliente,  son parte de la esencia de la Venta Profesional.

 

4º.- LAS PERSONAS NO COMPRAMOS POR LAS” RAZONES” DEL VENDEDOR SINO POR LAS NUESTRAS PROPIAS.

Lo que más gusta o convence al Vendedor no tiene por qué coincidir con los gustos preferencias o necesidades del Comprador.

Aprenderse de memoria las características de nuestro Producto/Servicio y recitárselas de carrerilla a quien Compra tiene al menos 4 efectos negativos:

-Despersonalizan la Oferta convirtiéndola en un “café para todos”.

-Aburren, pues quien  está al otro lado, acaba solo oyéndolas -no escuchándolas- y desconectando.

-Incrementan la sensación de precio alto. Demasiadas cosas que él no necesita.

– Y sobretodo, dejan todo el “trabajo”  en la mente del Comprador que es quien tiene que hacer el esfuerzo de ver si le “encaja” lo que les están contando, dejando la función del Vendedor reducida a la de un catálogo parlante, desvirtuando su función.

 

5º.- EN TODA ORGANIZACIÓN, SIEMPRE HAY UN GRUPO DE PERSONAS  DECISORES DE COMPRA.

Se trate de la Compra bien dentro de una  Estructura Familiar, bien de una Empresarial, existe siempre un grupo ( desde una hasta varias) de personas que tiene capacidad para decidir el sí o el no de la oferta del Vendedor

Si  nos referimos a una Organización Familiar nos encontraremos con la trilogía DAN (quién gestiona el Dinero, quién tiene la Autoridad, quién lo Necesita, )*

(cuando se trata de una  venta unipersonal, las 3 funciones concurrirán en el mismo individuo).

Si hacemos referencia a una Organización Institucional o Empresarial  los que deciden estarán encuadrados en Máximo, Políticos,  Económicos, Usuarios y Guías, debiendo el Vendedor saber presentar su oferta  descompuesta en al menos estas 5 facetas.

 

6º.-COMO EN LAS COSECHAS, CADA VENTA TIENE SU CICLO DE MADURACIÓN.

Salvo quizá en la compras por impulso, la mayoría de las Ventas tienen un tiempo promediable  entre el momento en el que se inicia la primera etapa hasta que se concluye la última.

A este tiempo se le denomina “ciclo de maduración” y es esencial tenerlo en cuenta a la hora de planificar las distintas actividades que configuran la agenda/logística de un Vendedor Profesional si quiere tener posibilidades de conseguir sus objetivos.

 

7º.-LAS PERSONAS COMPRAMOS  ADEMÁS DE POR RAZONES, POR EMOCIONES.

“Las personas  seguramente olvidarán  lo que dijiste, pero siempre recordarán cómo las hiciste sentir.

El componente emocional de una Compra es  esencial. A veces olvidamos que la satisfacción, el bienestar, la sensación de plenitud, el superar un reto, el afecto etc. son elementos que sienten todos nuestros Compradores.

Nada peor que trabajar vendiendo de forma impersonal  y rutinaria.

Un Vendedor Profesional tienen la oportunidad única por su proximidad con el Cliente, de  realizar su propia storytelling pero no centrándose en su  producto sino haciendo al Cliente protagonista de la misma y trasladándole virtualmente a esa situación futura agradable, emocionante,  única a veces,  que gracias a su Oferta aquel  podrá alcanzar, sentir y disfrutar.

 

8º.-UNA COSA ES LA MOTIVACIÓN Y OTRA EL ESTADO DE ÁNIMO.

El trabajo de un Vendedor conlleva  factores desgastantes: resistencia a la compra, posposiciones o  cancelaciones de pedido, negativas etc. que son implícitos a la propia profesión y a la naturaleza de su función y existencia.

Ser Vendedor también, sobre todo, trae aparejado éxito,  formación, aprendizaje profesional, crecimiento personal, autodisciplina, liderazgo,  reconocimiento,  resultados.

Los primeros afectan al estado de ánimo que siempre trabaja a corto y puede oscilar varias veces en el mismo día. El segundo grupo incide en la motivación, en los objetivos más a medio plazo.

El primero está más unido a las emociones; el segundo a satisfacciones.

Un Vendedor Profesional sabe hacer frente a las primeras y a los estados de ánimo negativos, contraponiendo las segundas -las motivaciones- y construye un auténtico personaje, como un actor profesional de teatro que, sea cual fuera su estado interior, tiene el autodominio y la técnica precisa para saber comportarse ante cada Cliente con la profesionalidad y eficacia precisa.

 

9º.-NO EXISTEN VENDEDORES DEL 100%. PERO EL 100% DE LAS VENTAS SIRVEN PARA APRENDER y MEJORAR.

Como hemos comentado, salvo en régimen de monopolio y para productos de primera necesidad -lo que no suele ser el caso en las sociedades avanzadas-, la duda, la objeción y el NO, forman parte de la recolección que lleva a cabo el Vendedor tanto amateur como profesional.

La diferencia entre uno y otro, en este aspecto clave, radica en que  mientras el primero se siente “víctima”  y permite que el desánimo y la frustración se hagan dueños de su voluntad, el segundo -el Profesional auténtico- lo asume como parte de la cosecha e intenta rentabilizarlo  analizando cada venta como una situación  adecuada para aprender y mejorar, y así lo hace.

 

10º.-AQUELLO  QUE NO SE PUEDE MEDIR NO SE PUEDE MEJORAR.

Lo anterior -aprender y mejorar- no es posible sin elementos de medición y control. Los Vendedores Profesionales  se marcan Objetivos y saben que, para lograrlos,  su interacción con los Clientes supone un proceso que recorre distintas etapas que transcurren desde el diseño de la agenda diaria,  el número de contactos, la localización de decisivos, los distintos grados de avance en cada entrevista, la capacidad de respuesta a dudas y objeciones, la propuesta de soluciones reales y efectivas,  las  alternativas de cierre y la habilidad negociadora del acuerdo.

Tener bien identificadas esas distintas etapas para cada tipo de Venta/Segmento y su interrelación  numérica -los ratios- facilitan al profesional analizar sus actuación y rendimiento así como la comparativa con estándares y , con todo ello, la posibilidad de entrenar y optimizarlos. La mejor forma de conseguir sus Objetivos.

 

CONCLUSIÓN

Me gustaría concluir indicando que lo que tengo constatado es que los auténticos Vendedores Profesionales adoran lo que hacen y trabajan intensamente en ello.

Si a Vd.  le gusta: 

– la relación personal

-el aprendizaje continuo

-el entrenamiento para tener el “músculo mental” siempre a punto

– la creatividad, el ingenio

-el reto, la superación

 -el compromiso, la responsabilidad

-la idea de resolver problemas suyos y de los demás aportando ideas y soluciones 

– la sensación de que es Vd. quien realmente  quía su destino, lo planifica y ejecuta

…..

Entonces la Venta Profesional puede sr su camino

 

No es un sendero sencillo. Lo fácil lo hace cualquiera.  Pero  cada día le va a permitir  descubrirse a sí mismo, constatar su enorme potencia y capacidad como individuo y desarrollar sus talentos.

Una oportunidad única  de dar de sí todo lo que Vd. vale.

 

Alfonso Ruano

Consultor para empresas en Formación de Vendedores

Conferenciante y articulista

info@alfonsoruano.com

www.alfonsoruano.wordpress.com

www.alfonsoruano.com

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

LA VOZ,  UNA HERRAMIENTA PARA LA VENTA PROFESIONAL

Vender es en gran medida comunicar y comunicar significa capacidad de influir en aquellos que tienen poder de decisión en los procesos de compra.

La comunicación es pues una de las habilidades que debe dominar un Vendedor Profesional y una de las herramientas  de las que dispone para ello es la VOZ.

Publicamos hoy un post de Marta Pinillos, con quien he tenido, como Consultor en Formación Comercial,  el placer de compartir acciones formativas  con Clientes comunes.

Marta es Logopeda, Consultora y Mentor en Bussiness Communication  y hoy aquí  aporta su experiencia dilatada y aborda de manera sencilla y clara algunos temas relacionados con el uso correcto de la Voz en la actividad comercial.

 

COMUNICACIÓN Y VOZ

Hoy en día nos movemos en un mercado altamente competitivo en el que no basta con ofrecer lo mejor; es necesario ser distinto y marcar la diferencia más allá de la calidad. La formación es la clave para dar con esta singularidad.

Esta idea ha calado en el mundo empresarial hasta el punto que nadie pone en duda que cuanto más formado está cada miembro de la Empresa, mejores serán sus resultados. Así que es normal que reciban todo tipo de cursos: de protocolo en los que se les enseña cómo comportarse; de formación técnica para que estén al día en las últimas tecnologías e incluso de idiomas, ya que la globalización ha propiciado la internacionalización a la hora de hacer negocios. Sin embargo suelen olvidar la parte más importante: la comunicación verbal y no verbal.

No es que el resto no sea necesario; lo es. Cuantas más herramientas tenga el trabajador, mayor  será la probabilidad de éxito. Lo que sucede es que de poco sirve que lleve un buen traje, la tablet más moderna o que domine varios idiomas, si no es capaz de comunicar cuando se encuentra ante otra persona.

Puede que hoy en día hayan aparecido nuevos medios de comunicación; sin embargo la forma de transmitir un mensaje no ha variado: se hace mediante la voz.

La voz dice mucho de una persona, de su estado de ánimo, de sus inquietudes, de sus miedos; por eso es tan importante controlarla y sobre todo, saber utilizarla.

Si el Director de Calidad de una importante empresa alimentaria saliera al paso de los rumores de intoxicación de unos de sus productos con una voz dubitativa y actitud nerviosa, su credibilidad sería nula y las consecuencia desastrosas. Estaría enviando un mensaje de intranquilidad al consumidor que, evidentemente, ante la duda podría dejar de comprar.

Lo mismo le sucedería a un conferenciante que nos habla de la extinción de los dinosaurios. Si no es capaz de pronunciar correctamente sus nombres, por enrevesados que sean, perdería la credibilidad como experto ante su audiencia.

 

COMUNICACIÓN Y VENTA

Y así podríamos seguir con una larga lista de profesionales. Pero nos vamos  a centrar en un sector en el que las habilidades comunicativas son fundamentales: los Vendedores Profesionales..

Su objetivo es  vender, convencer, un producto/servicio, así que deben prestar mucha atención no sólo a lo que dicen si no a como lo dicen, porque tanto la voz como la actitud corporal pueden  generar atracción o rechazo en quien los escucha.

Hablamos de una de las situaciones de comunicación más exigentes ya que se establece normalmente de manera directa entre dos personas -Cliente y Vendedor- por lo que las habilidades para convencer son más necesarias que nunca.

Podríamos simplificarlo en que “ hay que caer bien” y eso no es siempre fácil, salvo que se manejan a la perfección una serie de elementos que ayudarán a conseguir el objetivo que no es otro que una Venta Profesional.

Estos son solo algunos ejemplos de estas habilidades:

1.-NATURALIDAD          

Para conseguir conectar con el receptor.

Pensemos en nuestras propias reacciones. Cuando nos presentan a una persona estirada o pedante, lo normal es que nos produzca rechazo de inmediato. Sin embargo, cuando se muestra afable y con una actitud de normalidad ocurre todo lo contrario.

 

2.-SEGURIDAD

Aporta confianza a quien escucha. Volvemos a probar con nuestra experiencia. Si el médico que tiene que operarnos se muestra nervioso y con voz temblorosa cuando nos explica la intervención, probablemente nos pongamos a rezar lo que sabemos. Mientras que si su actitud es firme, confiaremos en que todo irá bien porque transmite seguridad.

 

3.-IMPROVISACIÓN

Necesaria para salir de situaciones inesperadas o responder a preguntas incómodas, Siempre hay que evitar los largos silencios o responder de manera titubeante. Lo más importantes transmitir credibilidad al Cliente.

 

4.-MODULACIÓN

Precisa para interesar. Está demostrado  científicamente que el cerebro deja de prestar atención en un minuto y medio máximo, cuando escucha un sonido monótono. Así que si la voz es plana y anodina, el Cliente desconectará y no recibirá el mensaje del Vendedor.

La voz tiene diferentes matices, tonos y musicalidades y los buenos comunicadores saben manejarlos en cada situación.

Uno de los mejores ejemplos es el Presidente Obama que, incluso sin entender inglés, consigue que nos quedemos pegados a la pantalla escuchando uno de sus discursos. Puede que parte de sus cualidades como orador sean naturales, pero la gran mayoría son fruto del entrenamiento y de un gran equipo de profesionales de la comunicación.

 

5.-LENGUAJE CORPORAL

Porque con nuestro cuerpo decimos y trasmitimos muchas cosas. Los gestos, la mirada, los movimientos son los complementos evidentes de la voz. Si sabemos usarlos de manera armónica con ella, el éxito está asegurado. Por ejemplo, para transmitir seguridad a la hora de dar la mano, el apretón debe ser fuerte;; o nada como una mirada directa y serena  a los ojos para dar confianza.

El caso es que tenemos una herramienta potentísima para lograr un gran beneficio, pero la estamos desperdiciando porque no sabemos usarla.

Hablábamos al principio del artículo de la importancia de encontrar el “hecho diferencial”, aquellos que harán que el Cliente se decante por nuestra oferta y no por la de la competencia.

En la Voz está una de las claves para persuadir y convencer. Su entrenamiento tiene  el valor añadido de aportar a la Empresa: el que sus empleados domines estas técnicas de comunicación.

 

Marta Pinillos

Bussiness Communication

Mentor

info@martapinillos.com

@pinillos_marta

http://www.linkedin.com/in/marta-pinillos-communication

 

 

 

 

 

 

Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

VENDEDOR PROFESIONAL: UN AUTÉNTICO TRIATLETA

Pocas  actividades tan hermosas y apasionantes cono la de Vendedor Profesional. Pocas, también, más exigentes y complejas.

ALGUNAS SINGULARIDADES

Si echamos un vistazo sobre  los Departamentos clásicos que componen una Empresa, en la mayoría de ellos encontraremos personas  que ejercen su función a cambio de una retribución mensual – fija o fija + variable- cuyo éxito no depende  en exclusiva de ellos sino del conjunto y coordinación más o menos compleja de otros Departamentos y de otros miembros de la Organización y que, desde luego, no es evaluado permanentemente dependiendo el juicio que merezca a sus superiores y resto de compañeros, del  resultado concreto que consiga cada mes.

Sin embargo existe una parte de la estructura organizacional de las Empresas en el que todas y algunas más de esas exigentes circunstancias, sí se dan. Nos referimos al Departamento de Ventas. Los Vendedores Profesionales compiten todos los días.

Nos gustaría aquí exponer algunas singularidades que afectan a este departamento y las personas que lo forman -los Vendedores- que aunque  aparentemente son obvias, muchas veces se olvidan o no se tienen suficientemente en cuenta, penalizando innecesariamente el trabajo del Comercial y con ello los resultados del Departamento y de la Empresa.

 

VENDEDOR = TRIATLETA

Singularidades que hacen que el Vendedor Profesional deba enfrentarse y superar  un auténtico Triatlón formado por  3 pruebas.

3 pruebas de resistencia -al desgaste, al estrés salarial y a la  soledad– que hacen que  un Vendedor sea un auténtico triatleta que  disfruta de esas situaciones  pues se trata de Profesionales a los que el  reto, el riesgo y la puesta a prueba de su valía personal y profesional resultan estimulantes.

 

1ª PRUEBA: RESISTENCIA AL DESGATE

La existencia del Vendedor surge de la necesidad de que “alguien concreto” convenza, muestre y demuestre  de manera individualizada que los productos y servicios que generan las Compañías son mejores y distintos  que los demás. Tanto que su interlocutor decida comprarlos.

Vender es un trabajo donde la comunicación -la capacidad de empatizar e influir en los demás -juega un papel enormemente importante.

Una actividad muy esforzada, que se ejerce día a día y en la que el Vendedor  también sufre los efectos de los noes, de las  citas pospuestas o canceladas que erosionan su claridad de ideas, su estado de ánimo y a veces  hasta sus técnicas.

Agotador pues hay que tener siempre en cuenta la resistencia inicial -mayor o menor- a la compra que hace un posible Cliente pues  si no existiera este factor de “me lo tengo que pensar, vuelva otro día, no me interesa,..etc”, la Compañía “ vendería” a través de otros medios o canales. ( vending, e-commerce, ) y utilizaría otros medios de comunicación masiva ( publicidad, relaciones públicas etc).

 

2ª.-PRUEBA: RESISTENCIA AL ESTRÉS

La función del Vendedor, tal como habitualmente suelen entenderla e impulsarla las Compañías, es  conseguir que un número  de Clientes  compren el producto/servicio de la Empresa que aquel representa, alcanzando una cifra previamente determinada  de manera global por la Organización y gestionada e individualizada por los responsables del Departamento,  asegurando su cobro y -cada vez más- un alto grado  de satisfacción por parte del Cliente.

Satisfacción que últimamente se intenta evaluar mediante una llamada posterior al paso del Vendedor en el que un Departamento de Calidad  o Atención al Cliente solicita del mismo  una puntuación -generalmente del 1 al 10- de su opinión sobre el trato y servicio que aquel Vendedor  le ha producido.

La retribución del Vendedor es así  conformada mes a mes, o trimestre a trimestre y  en función de los resultados de cantidad y calidad de sus Ventas. No importa para ello el pasado lo que logró el ejercicio anterior, Solo lo que consigue en el presente y así durante todo su futuro dentro de esta actividad. Estimulante pero, sin duda, también estresante.

 

3ª-PRUEBA: RESISTENCIA A LA SOLEDAD

El trabajo  de campo de manera aislada suele ser habitual en el día a día del Vendedor. Aun cuando alguna acción pueda hacerla acompañado por otro miembro de la Compañía o por el propio Jefe de Equipo, lo habitual en un 80% de los casos es que actúe solo.

Y desde luego, está solo casi siempre, cuando llega la hora de la verdad, que es  en el momento del tiempo vendedor, aquel en el que está junto a su Cliente y se produce  la acción  de la compra, el avance, el  estancamiento o la negativa.

Soledad que no permite compartir en el momento que se produce, la alegría de un buen resultado o la carga de una mala experiencia.

 

ALMA

Como Consultor en Formación de Vendedores, con un intenso contacto con ellos durante muchos años, puedo asegurar que se trata de un grupo de Profesionales que, además de sus mejores técnicas,  aportan toda su pasión,  ponen toda su  ALMA en su actividad cotidiana.

En esa carrera, en esa triple prueba, a veces, ese ALMA, sufre algunos desgarrones, que desde su Departamento, desde su Empresa, hay que ayudar a  regenerar teniendo en cuenta las singularidades y complejidad de su actividad.

Conviene no echar en saco roto que la Cuenta de Explotación comienza con una palabra: Ventas.

Para darles apoyo, 4 son los factores a tener en cuenta por  los responsables de la Empresa y muy especialmente los de los Departamentos  directamente implicados con los Vendedores -Comercial y RR.HH.- para darles apoyo en ello:

Afecto

Los Vendedores Profesionales también tienen “su corazoncito”.  Lejanía de la Central, frio o calor, kilómetros a recorrer, a veces distancia de su hogar, “eterno penelopismo; todos los días volver a empezar”..etc.

Sus condiciones de trabajo no suelen ser confortables por lo que el reconocimiento por su esfuerzo y la calidez en el trato desde todas las instancias de la Emprresa nunca sobran y siempre son muy bien vendidos.

 

Liderazgo

Un excelente Vendedor Profesional es un auténtico líder de  opinión en su campo de actuación del que es especialista.

Liderar la relación con el Cliente y liderarse a sí mismo son factores que deben ser muy cuidados en relación al desarrollo y consolidación de su personalidad y actitudes.

 

Motivación

Tener siempre un motivo para la acción no perdiendo de vista sus Objetivos es el motor que impulsa su día a día.

Ayudarle a visualizarlos, a enlazar sus objetivos personales con los de la empresa; a construir  una forma de actuación que sepa apoyarse en estados de ánimo positivos y soslayarlos cuando son negativos, debe formar parte del desarrollo de sus talentos.

 

Aprendizaje

Se juega según se entrena. La formación realmente continuada, la capacitación práctica y el reciclaje frecuente son absolutamente imprescindibles para este grupo  de profesionales.

Estrategias de  posicionamiento, tácticas de comunicación y técnicas comerciales, todo ello  con sus aplicaciones prácticas, diferenciaciones competitivas..etc. deben constituir un “fondo de armario” sistemáticamente puesto al día.

Pero sobre cómo desarrollar estos 4 puntos trataremos en un próximo post

 

Alfonso Ruano

info@alfonsoruano.com

www.alfonsoruano.wordpress.com

www.alfonsoruano.com

 

 

 

 

 

 

 

Minientrada | Publicado el por | 5 comentarios

¿ES INEVITABLE LA ROTACIÓN EN LOS EQUIPOS DE VENTA?

Construir y formar un Equipo de Ventas implica una fuerte inversión por parte de todas las partes actoras -Empresa y Vendedores-.

La rotación excesiva es uno de los puntos débiles de las estructuras comerciales. Como Consultor en Formación de Vendedores verifico que es un factor que, a veces, hace que algunos Directivos se cuestionen la conveniencia/profundidad de los Planes Formativos que afectan a sus Vendedores.

Desde luego quien opta por dejar de formar convencido de que sus Vendedores acabarán marchándose, hace  buena la previsión autocumplida pues  con esa decisión consigue que los más capacitados busquen otras Compañías donde les  faciliten su crecimiento y acaba contando con los menos preparados, empobreciendo el Equipo y los resultados.

 

4 POSIBLES NIVELES

Antes de contratar y poner en marcha un Plan Formativo convendría que se analizara en qué nivel se desea instalar la Capacitación.

Desde  este punto de vista  interesa diferenciar 4 niveles: 

A).-Programas de capacitación. La práctica.

Persiguen el desarrollo de habilidades para ejecutar de manera más eficiente determinadas tareas habituales -no me gusta emplear la palabra rutinarias- sin entrar en la profundización en el campo de causa-efecto. 

Perfeccionan por el mecanismo repetición/corrección/aprendizaje.

Logran que el Vendedor haga bien algo que antes no hacía o hacía mal.  Aportan mayor Habilidad en la Ejecución.

 

B).-Programas de instrucción. La comprensión.

A diferencia de los anteriores y con la posibilidad de complementarlos, persiguen dotar a aquellos de la explicación/comprensión del concepto que dio origen a la instrucción.

Fomentan la construcción del razonamiento comercial en esa concreta materia.

Logran que el Vendedor entienda el porqué de lo que hace y de lo que consigue haciéndolo bien.

Confieren mejor Dominio de la Técnica y del momento inteligente de su uso

 

C).-Programas de formación. El conocimiento.

Mientras que los dos  anteriores buscan el perfeccionamiento en la ejecución de tareas comerciales habituales, en este caso se trata de aportar conocimiento que posibiliten un cambio de perspectiva frente a determinadas situaciones y problemas. 

Abren el abanico de alternativas.

Logran que ante una circunstancia comercial -conocida o nueva- el Vendedor adquiera  un “fondo de armario” de conocimientos  que le  habiliten posibles y variadas respuestas útiles conque enfrentar el problema.

Incrementan el Sentido de la Táctica eligiendo la que mejor se adecúe a cada  Proceso de Venta.

 

D).-Programas de Transformación. La aplicación.

Se modulan e implantan con el fin de que  de la mayor amplitud de conocimientos -la sabiduría teórica- vaya acompañada por un cambio similar y paulatino de comportamiento comercial. 

Modifican el comportamiento comercial.

Logran que el Vendedor sopese cada situación comercial, busque en su “mochila de conocimiento” las posibles alternativas, añada  el  sentido  común  de  sus experiencias -reales y virtuales- y elabore y aplique un Plan de Acción adecuado.

Potencian la visión Estratégica de la Actividad Comercial, con una mayor comprensión del posicionamiento propio como Vendedor y del de los Compradores, dentro y en cada momento del Proceso de Venta.

En ausencia de criterios similares a los expresados no es extraño que tras un Curso, Seminario o Ciclo “formativo”  los asistentes y sus responsables  se muestren un tanto tibios en cuanto a la aplicabilidad  real y mejoras auténticas observadas en los alumnos.

A veces la explicación es sencilla: creían que asistían a un Programa de Formación o Transformación cuando en realidad se trataba de uno de Capacitación o Instrucción. O a la inversa.

Unos trabajan sobre partes concretas del Proceso de Venta (A y B) y otros sobre el propio Proceso en sí, de manera global (C y D).

Mientras  que  la  implantación  y resultados de los niveles  C y D  difícilmente  pueden  madurar y dar resultados antes de 5/6 meses, en el  caso de los A y B, su  inmediatez es su característica fundamental. Pero conviene no olvidar que los objetivos que se persiguen con una u otra modalidad son distintos.

No es razonable esperar que en 3  sesiones formativas de 4 horas pueda modificarse el comportamiento de un equipo comercial, adquirido, y en muchos casos desgastado, durante años.

Pero no siempre es aquello necesario. Tampoco es preciso un ciclo de medio año para introducir y/o mejorar una habilidad comercial específica.

Por lo tanto antes de inclinarse por un Programa de Capacitación del Equipo de Ventas, los responsables de definirlo harán bien en dar respuestas a, como mínimo, las siguientes cuestiones:

 

7 CUESTIONES

Qué objetivo se persigue tras la acción formativa expresado como respuesta a las siguientes cuestiones:

1.-Qué acciones específicas de las practicadas -antes de- se quieren erradicar

2.-Qué acciones específicas  no practicadas -antes de- se quieren introducir

3.-Qué habilidades de su actividad cotidiana se desean adquirir o mejorar

4.-Qué técnicas se consideran importantes que conozcan/dominen  

5.-Qué cambios de enfoque en su comunicación con el Cliente, precisan adquirir  

6.-Qué comportamiento distinto se busca tras la acción

7.-Qué resultados -datos, cifras- concretos se prevén alcanzar

 

ALGO CONVENIENTE

Me gustaría concluir con una sugerencia para quienes contratan un Programa de Capacitación para su Red de Venta.

Permitan/exijan y faciliten que quienes diseñamos la acción formativa nos entrevistemos, además de con los Directores Comerciales/Marketing/Ventas y/o de RR.HH., con una muestra significativa de los propios Vendedores que asistirán a las jornadas formativas y con sus responsables inmediatos (Jefes de Equipo).

Los miembros del Equipo Comercial son los auténticos protagonistas de la función, tienen enorme experiencia práctica de lo que les sucede en su actividad cotidiana. De sus carencias y de sus fortalezas. De lo que saben, de lo que olvidaron y de lo que deben aprender y reaprender.

Cuando un Formador tiene esta oportunidad, los Programas que diseña y ayuda a implantar nacen “vivos”, encajan  con lo que la Empresa solicita y el Equipo requiere y  la inversión y esfuerzo de todos se rentabiliza.

Y por supuesto la rotación disminuye.

 

Alfonso Ruano

Consultor Formación de Vendedores

www.alfonsoruano.wordpress.com

info@alfonsoruano.com

www.alfonsoruano.com

 

 

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario